Tendencias: Tartán vs. Pata de gallo

Si el verano es la temporada de las flores, las rayas y el estilo marinero por excelencia; el invierno se pertrecha tras el tweed, los cuadros, las mezclillas y una suerte de tonalidades borgoña, blancas y negras. Mientras los espacios tropicales conquistan la época estival, en otoño viajaremos hasta las Highlands escocesas, buscando la sutilidad del tradicional estampado tartán. Por otro lado, dejamos de jugar a las damas con los cuadros veraniegos para transportarnos a los años treinta y quedarnos con la sofisticada pata de gallo hibernal. Pero, ¿quién será realmente el rey de la temporada? ¿Tartán o pata de gallo?

entree

El tartán es un estampado multicolor de cuadros repetidos en un tejido de lana que se obtiene a partir de los hilos coloreados que se usan para elaborarlo. La mayor parte de ellos utilizan el característico estampado tricolor rojo, llamado Royal Stewart, siendo más tradicional el morado, verde y negro perteneciente al batallón de infantería escocés Black Watch.  Sin embargo, nosotros lo recordamos por ser el print que nuestras madres se empecinaron en ponernos para ir al colegio, ¿se lo tomarían como otro campo de batalla matutino? Firmas como Chanel, Céline o Stella McCartney abrazaban esta temporada un estampado que se ve empujado a su vertiente punk, mientras en las calles se hacía notar de este modo.

Continúa leyendo este artículo en mi blog de ¡Hola!Fashion clicando aquí →

Mocasines a tus pies

Supusieron la incursión de las mujeres en el armario masculino, o más concretamente, en su zapatero. Los mocasines nacían exclusivamente para los hombres, con tres modelos clásicos característicos: los beefroll o castellanos, los británicos tassel o el modelo italiano. Ya en la década de los cincuenta, las féminas encontraban en este tipo de calzado el guiño más cómodo a un atractivo look garçon, que sigue acaparando adeptas a día de hoy. Plano o con tacón, los mocasines se han convertido en los aliados más versátiles para el día a día.

entree

Auténticos mitos del celuloide e iconos representativos del propio chic parisino, apostaron por estas piezas masculinas para incorporar a sus looks casual más cuidados. Mujeres tan coquetas como la actriz Jean Seberg, princesas de cine como Grace Kelly, iconos inmortales tal que Jane Birkin, actrices exuberantes como Brigitte Bardot o la cantautora Françoise Hardy fueron pioneras a la hora de sacar a la luz un calzado que acabaría convirtiéndose en un básico de armario unisex.

Continúa leyendo este artículo en mi blog de ¡Hola!Fashion clicando aquí